Los días 15, 16 y 17 de junio la Universidad de Chipre ha acogido la 13ª Conferencia de la Inernational Association for Research in L1 Education (ARLE). ARLE es desde 2014 la continuación de la International Association for the Improvement of Mother Tongue Education (IAIMTE), fundada en 1996 por Ken Watson (Australia), fallecido en 2021, y Gert Rijlaarsdam (Países Bajos). Como asociación internacional, sus miembros son conscientes de las diferencias que existen entre lenguas y culturas, pero todos comparten una preocupación: la calidad de la enseñanza y el aprendizaje de las lenguas en los diferentes niveles educativos. Por este motivo, aunque los estudios sobre lenguas, literatura y multiliteracidad se desarrollan en contextos locales, la asociación considera que la colaboración y puesta en común de experiencias entre todos los miembros contribuye al enriquecimiento y desarrollo de la multiliteracidad de cada país.

En este contexto, la asociación celebra conferencias bianuales que abordan diferentes elementos de la enseñanza-aprendizaje de las lenguas. La que ha tenido lugar este mes de junio de 2022 ha dirigido su mirada hacia las transformaciones que la enseñanza de la L1 está viviendo actualmente provocadas, entre otras razones, por la COVID-19. Algunas de las preguntas planteadas a los asistentes han sido:

  • ¿De qué manera los cambios en la comunicación e interacción social han afectado la manera de entender la lengua, la literatura y la multiliteracidad?
  • ¿Qué espacios se abrieron y posibilitaron la acción docente cuando la presencialidad quedó restringida?
  • ¿Esas nuevas formas se relacionan con los objetivos de desarrollo sostenible?
  • ¿Se están produciendo cambios en las formas en que representamos nuestras identidades como aprendices, maestros, formadores de docentes e investigadores?

Entre los temas propuestos para abordar el debate, se señalaban ‘Conciencia lingüística (crítica)’, ‘Prácticas de enseñanza y aprendizaje dentro y fuera de la escuela’, ‘Formación del profesorado y aprendizaje profesional’. El profesor Xavier Fontich, miembro de ARLE e investigador principal del proyecto DECERC-GM, propuso organizar un simposio centrado en los retos que se le plantean a la enseñanza de la lengua escrita: Writing in compulsory schooling and university: different contexts, common challenges.

En el simposio que ha tenido lugar el día 17 de junio, se han podido conocer diferentes propuestas e investigaciones.

La profesora Mariona Corcelles, en nombre del grupo de investigación GRAI, ha compartido su investigación acerca del diseño e implementación de secuencias didácticas para el desarrollo de la escritura de microrrelatos desarrollado en grupos de quinto y sexto de educación primaria (Corcelles, Ribosa, Oller & Duran: Reading and writing in pairs: A peer tutoring program for writing in compulsory education). La base para la mejora de las competencias escritas ha sido la cuidada organización de tutorías entre pares a lo largo de cinco meses. La evaluación de la calidad de los relatos escritos antes y después de la intervención muestran que los estudiantes mejoran en la mayoría de los ítems considerados (cf. Calaforra Faubel 2017), si bien hay que revisar la manera de hacer explícitas las marcas lingüísticas de los relatos y la manera en que los docentes acompañan todo el proceso. Los asistentes se han interesado en la organización de las parejas, en la manera en que cambian de papel (tutor, tutelado), así como en el alcance y limitaciones de los procesos de tutoría entre pares.

Torres Villamil & Fontich han presentado los resultados relativos a un estudio sobre las percepciones de los profesores y estudiantes de primer curso acerca de sus identidades académicas manifiestas en la escritura  (Argumentative writing and academic identity: teachers’ and first-year students’ beliefs in a Colombian University). Mayoritariamente, estudiantes y docentes perciben la utilidad de la escritura en relación con tareas académicas (completar un examen, un trabajo), pero no queda asociado a la identidad ni a la emoción que aparece de alguna manera en la escritura argumentativa. Los procesos de escritura se tienen en cuenta, pero la mirada se dirige hacia el resultado final y no hacia la reflexión metalingüística.

El grupo  DECERC-GM en el que participa nuestra compañera Isabel García Parejo, junto con los profesores Fontich, Masats, Jaraíz, Soto, Tena, Fabregat & Sánchez-Morillas, ha presentado los primeros resultados de su investigación centrada en la mejora de las competencias docentes que favorezcan el desarrollo de una escritura crítica en en los Grados de Maestro. El trabajo: Writing competence and teacher education in Spain: analysis of subject programs in Teacher Education Degrees es una primera fase en la que el grupo se ha centrado en analizar las guías docentes de los Grados  para determinar qué número de créditos se dedican a las asignaturas de base lingüística o literaria, cuántas de estas son optativas u obligatorias y en qué cursos aparecen. Los resultados apuntan a la idea de que es necesaria la colaboración entre todos los docentes de los grados, ya que el número de asignaturas obligatorias que pudieran apoyar de manera explícita las competencias comunicativas es muy bajo y, en algunos casos, solo aparece en los dos últimos años del Grado. Los asistentes han considerado de gran interés el proyecto y han señalado su preocupación acerca de lo que se oferta en los estudios de Grado y acerca de la identidad profesional de los futuros docentes.

 

Como cierre, los moderadores han apuntado algunas ideas principales que han surgido en el simposio. Por un lado, la necesidad de centrar el foco en los procesos de escritura en cada uno de los niveles educativos. En todos ellos, parece que existen dificultades relacionadas con la comprensión lectora, por un lado, y con el nivel léxico-gramatical en la producción escrita, por otro. Se observa también una preocupación por las prácticas docentes (de docentes en activo y en formación) y la manera en que pueden modificarse las mismas para contribuir al desarrollo de identidades letradas que favorezcan la reflexión. En este proceso de reflexión deben incluirse tanto el nivel metalingüístico como la reflexión didáctica alrededor del papel que tiene el docente y el que tiene cada estudiante que necesita guía y andamiaje para aprender a escribir, sin olvidar, cuál es el papel que cumplen las instituciones y los gobiernos en todo este proceso.